Cargando...

AIKIDO

¿Qué Es el Aikido?

El AIKIDO es un arte marcial de origen Japonés que permite adquirir conocimientos de defensa personal contra uno o varios adversarios armados o desarmados. La diferencia fundamental con otras artes marciales estriba en que busca disuadir al adversario y neutralizar su intención agresiva, más que derrotarle.

 

El practicante de AIKIDO utiliza técnicas de proyección y de inmovilización.

 

Para desequilibrar o dominar a su adversario; puede acompañar también sus movimientos de una serie de “atemis”, es decir, contactos en puntos vitales del cuerpo no para ocasionar daño alguno, sino como un parte del proceso técnico de desequilibrio.

 

A diferencia con otras artes marciales, el AIKIDO excluye tajantemente la idea de competición. A primera vista, el aikido, con sus bellos movimientos circulares podría parecer, en ocasiones, poco efectivo, sin embargo contrariamente a esa apariencia “blanda”, es en realidad un arte marcial vigoroso y dinámico, con técnicas de probada eficacia.

 

El AIKIDO tiene una profunda base filosófica ya que se basa en reglas y etiquetas tradicionales, y es gracias a esta etiqueta que podemos practicar con total seguridad, disciplinar nuestras tendencias agresivas, desarrollar la modestia y el respeto.

 

Debido a todo ello se la considera como una de las artes marciales más completas.

¿Cuál es su objetivo?

El objetivo del entrenamiento en el Aikido es permanecer en un estado de seguridad imperturbable.

 

En el Aikido No hay Competencias puesto que el objetivo no es derrotar al adversario o salir victorioso de una confrontación, sino que a través de conceptos técnicos armonizados entre sí, lograr neutralizar al oponente permitiéndole que de manera voluntaria abandone el espíritu hostil que le aqueja.

 

Con los movimientos del Aikido uno aprende a proyectar la energía en lugar de almacenarla. El entrenamiento ejerce un efecto positivo en el carácter, pule la mente y el cuerpo de la persona.

 

¿Por qué practicar Aikido?

El AIKIDO constituye una perfecta escuela de aprendizaje, experimentación y desarrollo de los valores morales y físicos del individuo. En definitiva, un completo método de educación:

Física: (mejora la salud mediante)

  • El desarrollo armónico de todas las partes del cuerpo.
  • El aumento de la elasticidad de las articulaciones.
  • La corrección de la columna vertebral.
  • El control de la respiración.
  • La relajación.

Técnica: (la ejecución de los movimientos exige)

  • El estudio del desequilibrio.
  • El conocimiento y la utilización de la energía.
  • El desarrollo de los reflejos.

Moral:

  • en la práctica delAIKIDO el practicante adquiere valores potenciales como lo son el respeto por sus semejantes.

¿Cómo practicar Aikido?

La práctica del AIKIDO consiste en observar la demostración de las diversas técnicas que se llevan a cabo bajo la instrucción del maestro; cada estudiante intentará desarrollar cada aspecto técnico explicado de tal forma que la repetición consciente y constante del movimiento desarrollará en el estudiante una habilidad de maniobrar de manera eficiente bajo un reflejo instintivo natural que lo conducirá a sacar adelante cualquier acción ofensiva controlando cualquier situación de hostilidad.

 

Los Aikidokas practican generalmente en parejas. El atacante (uke o naite) inicia una ofensiva contra el defensor (tori o nage), quién lo neutraliza con una técnica de AIKIDO alternando la dinámica de recepción-aplicación, aplicación-recepción.

 

El practicante que recibe la técnica (uke )por parte del que la realiza (nage) aprende los conceptos técnicos debido a que la información psicomotriz es esencial por la particular manera de que este arte marcial es practicado.

 

El Aikido es Salud

Durante la práctica de ejercicios de aikido terapéutico resulta altamente beneficioso tanto en el aspecto físico como en el mental, nos permite un mayor control del sistema nervioso autónomo y nos regula selectivamente la actividad cardiaca, la temperatura de la piel y la circulación de la sangre, reduciendo el estrés, eliminando las tensiones musculares acumuladas, relajando la mente de la actividad de la jornada.